7 sencillas cosas que puedes hacer por el planeta

La labor de una persona puede marcar la diferencia, ya que si más personas siguen a esta otra, se crea una comunidad consciente que cuida el planeta. Queremos aportar nuestro granito de arena por esta causa, predicar con el ejemplo y mostrar como con unos sencillos pasos podemos colaborar.

  1. Utilizar transporte público, bicicleta o compartir coche. Las consecuencias de la mala calidad del aire en la salud y en el medio ambiente son muy preocupantes. Por este motivo, sugerimos la utilización del transporte público o la bicicleta en las ciudades y compartir coche en los trayectos largos. Con esto conseguimos ahorrar dinero, generar menos tráfico y reducir la contaminación.
  2. Optar por una Economía Circular (reducir, reciclar y reutilizar). La economía circular es un concepto económico que se incluye en el marco del desarrollo sostenible y cuyo objetivo es la producción de bienes y servicios al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía. Se trata de implementar una nueva economía, circular -no lineal-, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.
  3. Realizar un consumo más sostenible. Utilizar productos amigables con el medio ambiente es algo sencillo de realizar, simplemente cambiando nuestros hábitos de compra hacia productos biodegradables, ecológicos, naturales y orgánicos.
  4. Ahorro eléctrico. Desenchufar lo que no se está usando y apagar las luces de una habitación en la que no estamos, son tareas sencillas y que suponen un impacto muy positivo hacia el planeta.
  5. Ahorro de agua. Ducharse en lugar de bañarse, cerrar el grifo cuando te lavas los dientes, no usar el inodoro como papelera, usar el lavavajillas y la lavadora llenos… son algunos ejemplos prácticos para realizar un consumo de agua óptimo, sin derrochar este bien tan preciado para la vida.
  6. Reducir el número de envases. Hay productos que vienen muy protegidos por muchos envases de plástico, que lo único que hacen es contaminar (si los compramos, por lo menos reciclemos estos plásticos y no los tiremos al suelo). Sugerimos la compra de productos a granel, en recipientes de vidrio o con el menor número de envasados posibles. Si es posible, también, ve siempre con tus propias bolsas y recipientes a la compra.
  7. Participar en la Economía Colaborativa. Cada vez son más los proyectos que apuestan por la Economía Colaborativa, compartiendo los recursos humanos y físicos. Es un sistema capaz de empoderarnos como personas y crear una democracia real económica gracias a nuestras decisiones como prosumidores (consumidores inteligentes que prefieren hacer su compra a fabricantes éticos).

Demos ejemplo cada día y que una persona más se una a realizar estos sencillos pasos que cambian nuestro impacto medioambiental. ¿Te unes al reto?

economiacircular

A %d blogueros les gusta esto: